Cómo escribir en tercera persona

Escribir en tercera persona es esencial en diferentes etapas de formación, así como para la escritura de diferentes documentos.

Aprender cómo escribir en tercera persona no es difícil, basta con seguir ciertas normas de escritura. En caso de que no sepas como hacerlo has llegado al lugar indicado, aquí encontrarás todos los tips necesarios para la escritura en tercera persona.

¿Qué es la escritura en tercera persona y cuándo se usa?

La escritura en tercera persona es un componente casi fundamental en las narraciones literarias y académicas, y a través de ella el escritor busca transmitir la idea o punto de vista objetivo de otra persona distinta.

Es decir que un narrador hace la descripción de los hechos sin mencionarse como parte de la historia.

En la redacción periodística también es fundamental el uso de la tercera persona, esta permite la objetividad e imparcialidad de los hechos relatados en la noticia.

Tipos de narración para  la escritura en tercera persona

Hay distintas formas de realizar la narración de una historia o relato en tercera persona dependiendo del objetivo del texto y de las intenciones que tenga el narrador. De tal manera que se pueden identificar diferentes tipos de narrador.

Narración omnisciente

En este caso el narrador conoce toda la información relacionada con cada uno de los personajes, lo que sienten y lo que piensan.

Además, conoce el lugar de los hechos y lo describe con precisión, pudiendo trasladarse de un sitio a otro en el tiempo para presentar más detalles en la historia. Este tipo de narrador cuenta la historia sin emitir opiniones personales.

Narración avec o narración con

En este tipo de narración el escritor o autor tiene conocimiento de los sentimientos y pensamientos de cada uno de los personajes, pero no conoce ningún tipo de información que el personaje pueda ofrecer.

Narración por fuera

El narrador en este caso maneja información momentánea de los hechos, el resto de la historia la va cubriendo a medida que se presentan los hechos en la historia.

Narración testigo

El escritor dentro de la narración testigo relata lo que ve y va ocurriendo en la historia de una manera objetiva, ya que presencia los hechos de cerca, pero no forma parte de la historia.

5 consejos para escribir en tercera persona

1. Utilizar pronombres en tercera persona

Al utilizar tercera persona, la referencia hacia los personajes se hace desde un punto de vista externo. En este caso se puede hacer referencia del personaje por su nombre o utilizando pronombres en tercera persona.

¿Cuáles son los pronombres en tercera persona?: él ella, se, consigo, le, lo, la, ellos, ellas, se, les, los, las.

En este particular también son considerados como apropiados para la narración los nombres propios, por ejemplo: . <Según la investigación realizada>. , entre otras.

2. Usar tercera persona en textos académicos

La tercera persona es el tipo de escritura adecuada para los textos académicos, esta permite crear un tono objetivo y formal, otorgando credibilidad al autor.

Este tipo de escritura permite desligarse de las opiniones de las personas y mantener el enfoque en los hechos ocurridos.

3. No usar pronombres en primera persona

Al escribir en tercera persona debe evitarse el uso de los pronombres en primera persona porque estos hacen mención al punto de vista del escritor, lo que da un tono personal a la historia. Y si se trata de trabajos académicos, tampoco deben utilizarse pronombres en primera persona.

¿Cuáles son los pronombres en primera persona? yo, mi, me, conmigo, nosotros, nosotras, nos.

El problema de utilizar primera persona en los textos académicos es que el tono se torna personal y subjetivo, lo que podría perder la atención del lector y la credibilidad en las ideas expresadas.

En muchos casos para emplear primera persona en documentos académicos se utilizan frases como; o .

  • Ejemplo incorrecto: “A pesar de que Pérez piensa de esa forma, me parece que su argumento no es correcto”.
  • Ejemplo correcto: “A pesar de que Pérez piensa de esa forma, otros en el medio no están de acuerdo”.

4. Evitar pronombres en segunda persona

La segunda persona se utiliza para hacer referencia del punto de vista directo del lector. El uso de este tipo de escritura crea un tono cercano al lector, puesto que se crea una comunicación directa como si se le conociera.

En el caso de los trabajos académicos el uso de la segunda persona no es admisible.

¿Cuáles son los pronombres en segunda persona? tú, usted, ti, usted, te, contigo, ustedes, se.

El tono en segunda persona tiene la desventaja de crear un tono acusatorio. En este caso es posible dejar mucha responsabilidad en el lector.

  • Ejemplo incorrecto: “Si no estás de acuerdo el día de hoy, debe ser porque no conoces lo ocurrido”.
  • Ejemplo correcto: “Alguien que todavía no está de acuerdo el día de hoy, debe ser porque desconoce lo ocurrido”.

5. Cuidado con las transiciones

Es bastante común que al pasar de un hecho a otro dentro de la historia se pierda el formato utilizado, por lo que es importante el uso de conectores adecuados que permitan mantener el ambiente o tono durante todo el texto.

Las transiciones permiten que el texto se mantenga fluido y sea agradable para el lector, por lo tanto, es un elemento al cual le debemos prestar mucha atención.

Conclusiones

En realidad no es difícil escribir en tercera persona, pero si requiere de mucha agilidad narrativa y como la práctica hace al maestro, te recomendamos leer textos y ejemplos de escritura en tercera persona y comenzar a redactar los tuyos.

No te olvides de visitar nuestra sección blog para que sigas aprendiendo del arte de escribir sin morir en el intento. Si tienes alguna duda, puedes consultarnos en los comentarios y no te olvides de compartir esta entrada con tu círculo de escritores.

Nos leemos en una próxima entrada.

Deja un comentario