Acción de tutela: 9 claves para redactarla

Cómo redactar una acción de tutela

La acción de tutela es un recurso legal, que facilita algunas acciones por parte de los ciudadanos, apelando a la competencia de proteger de forma inmediata sus derechos fundamentales, al encontrarse en amenaza de vulnerabilidad por acciones u omisiones de algunas entidades públicas y privadas.

Si quieres saber lo necesario para redactar una acción de tutela, continua la lectura, tenemos la información más completa para ti.

¿Qué información debe contener la acción de tutela?

En líneas generales, una acción de tutela debe contener la siguiente información:

  • La acción o la omisión que la motiva, especificando el derecho que se considera violado o amenazado de ser vulnerado, puede ser citado de manera formal como aparece en las leyes que lo refieren.
  • La identificación de la autoridad pública u órgano autor, de la amenaza o agravio accionado en su contra, con el nombre contra quien se dirige, el demandado debe ser identificado de forma clara sin abreviaturas.
  • Los datos personales y de ubicación del solicitante, identificado como accionante que interpone la tutela, ya sea que se haga a nombre propio o a través de un apoderado que se autoriza a redactarla.
  • El o los derechos amenazados o vulnerados, describiendo a detalle los hechos que orillan a realizar la solicitud, especificando las circunstancias que permitan evaluarla y posteriormente decidir sobre ella.
  • Evocación de las órdenes que se consideren necesarias para proteger los derechos, indicando dónde se encuentran.

¿Qué estructura tiene la acción de tutela?

Como se trata de un documento legal y/o judicial, se debe cumplir con la siguiente estructura:

  • Encabezado, nombrando al juez.
  • Referencia de la acción de tutela.
  • Accionante: nombres y apellidos completos, número de identificación.
  • Accionado: nombre completo de la institución que infringe o vulnera el derecho.
  • Derecho fundamental a tutelar.
  • Descripción de los hechos.
  • Derechos fundamentales violados.
  • Procedencia de la acción.
  • Petición detallada.
  • Declaración explicativa.
  • Fundamentación legal basada en el derecho.
  • Pruebas que presenta y/o solicita.
  • Notificaciones.
  • Firma de quien interpone la tutela.

La acción de tutela, un proceso ágil y un documento de libre redacción

La acción de tutela es un proceso ágil, originado a través de una demanda o solicitud al ver vulnerado o amenazados derechos fundamentales, y no existen otros recursos o medios para su defensa.

Va hacia las autoridades públicas o privadas de cualquier orden territorial, o por servicios, y se dirige a los jueces o tribunales de cualquier jurisdicción.

La tutela puede ser redactada de forma libre, ya que a pesar de ser legal, se encuentra sujeta el principio de informalidad, lo que permite que cualquier persona pueda redactarla, además no hay un formato preestablecido o único para desarrollarlas, pero sí una estructura.

9 claves para redactar una acción de tutela

Tal y como lo prometimos al inicio, aquí tienes nueve claves importantes para redactar una acción de tutela.

  1. Realiza una lista de hechos, vigilando incluir  solo aquello que se relaciona al caso. También refiere en cada punto un hecho/tema específico colocando únicamente la información relevante.
  2. Identifícate con exactitud, sin omisión ni abreviatura de datos personales de identidad y del domicilio.
  3. Redacta libremente, pero cuida la ortografía, además de mantener un tono respetuoso. Aunque no hay un formato establecido, este es un documento que será manejado en instancias legales y judiciales, por tanto debe tener aspecto y estructura formal.
  4. Describe la situación de forma natural y manifiesta lo que te hace sentir, evitando caer en un abordaje subjetivo y procura fundamentar la denuncia en los derechos que se ven amenazados o vulnerados.
  5. No uses términos que generen ambigüedad en su comprensión o den pie a múltiples interpretaciones.
  6. Realiza una petición y esta debe relacionarse con los derechos vulnerados y los hechos relatados, las mismas deben dirigirse al sujeto indicado para restablecer el derecho y que sean viables.
  7. No es necesario explicar las normas y jurisprudencias, pero es recomendable se incluya un análisis jurídico en el cual le explique al juez por qué la situación amenaza o viola un derecho.
  8. La petición debe ser ordenada manteniendo la coherencia. Lo mejor es dividirla por hechos, derechos y/o normas, presentando el derecho fundamental presuntamente vulnerado, las normas frente a este derecho, y la jurisprudencia constitucional relevante que justifica la tutela.
  9. Adjunta los documentos probatorios de la petición si estos existen o solicítelos a través de la acción de tutela.

¿Cuándo redactar una acción de tutela?

Una acción de tutela se redacta en casos de amenazas directas e indirectas hacía los derechos fundamentales de un ciudadano, cuando estos sean amenazados, vulnerados y transgredidos, estén o no expresos en la Constitución y las leyes.

¿Cuándo no se debe redactar una acción de tutela?

No siempre es necesario redactar una acción de tutela. En los siguientes casos no lo hagas:

  • Ante la existencia de otros actos de defensa judicial u otros recursos que interponer, para demandar el respeto a los derechos amenazados y/o vulnerados.
  • Habiendo la posibilidad de invocar el habeas corpus, para ejercer acciones legales amparadas en él.
  • Cuando los derechos que se busquen proteger sean derechos colectivos.
  • Ante actos que puedan ser considerados de carácter general, impersonal y abstracto.

Ejemplo de una acción de tutela

Señor

Juez Nacional del Circuito Judicial 378

Caracas 28 de Mayo de 2017

Acción de tutela para proteger el derecho a la educación

Yo xxxxx xxx xxx xxxxxx, C.I Nº xxxxxxxx, en mi condición de madre, apelo a los derechos de mi hijo, xxxxx xxx xxx xxxxxx venezolano mayor de edad, residenciado en mí mismo domicilio, (colocar la dirección exacta del domicilio), relato los hechos que atentan sobre el ejercicio pleno su derecho a la educación: Mi hijo fue expulsado de la institución educativa donde cursa 5.º año de Bachillerato Unidad Educativa “Luz y Sol Caraballo”, el hecho ocurrió el 23 de los corrientes, cuando en su salón de clases dos de sus compañeros menores a quien no puedo identificar por razones legales, fueron supuestamente encontrados consumiendo sustancias alcohólicas en el aula de clases. Mi hijo no estaba involucrado en el hecho que viola las normas de la institución, sin embargo también fue expulsado por encontrarse en el aula. Al hablar con las autoridades del plantel, las mismas se negaron a revisar la decisión de expulsión que viola el derecho de mi hijo a la educación., viéndome obligada a acudir ante la instancia que usted dirige.

Tutela: Derecho a la Educación.

Ordenar: La reincorporación de mi hijo como estudiante de la Unidad Educativa “Sol y Luz Caraballo” a sus actividades escolares sin afectación de su permanencia en forma regular a las actividades académicas y menoscabo de sus evaluaciones para el año escolar en curso.

Instar: A que el Ministerio de Educación a través de las instancias autorizadas, supervise el funcionamiento institucional así como su cuerpo de normas y reglamentos internos por los que se rige la institución antes mencionada.

Conclusiones

La acción de tutela es el medio, en el que los ciudadanos pueden ampararse para proteger uno o varios derechos que están amenazados, vulnerados o violados, cuando no hay otro mecanismo judicial o el inminente peligro de no poder ejercer y accionarlos derechos fundamentales.

Es recomendable que su redacción sea revisada detalle antes de consignarla a las autoridades correspondientes.

Esperamos que la información proporcionada te haya sido de gran utilidad y hayas podido aprender a redactar una acción de tutela. Visita nuestro blog y aprende a redactar otros tipos de textos de la serie “Cómo escribir”.

¡Nos leemos en la siguiente entrada!

Deja un comentario